SIMPLEMENTE PERFECTOS

Mastodonte vuelve a los escenarios con nuevo espectáculo, añadiendo un formato diferente a su personalísima propuesta musical.
Una puesta en escena libre y desnuda, que alberga el propósito de crea un ritual colectivo como antídoto al miedo, al dolor y a nuestros propios engaños. Un espejo en el que reflejarse, reflexionar, cuestionar, conmover y empoderar.
No es un concierto más. Es una experiencia sensorial, un viaje emocional para celebrar la vida a través de la música, que funciona como vacuna contra el delirio de los tiempos actuales. Todo un bálsamo para el dolor que causa crecer, tener que adaptarse y envejecer sin saber, en el fondo, quiénes somos realmente. Una tarea y una misión compleja, excitante y simplemente perfecta.